Renault Twizy contra Tazzari Zero

El Renault Twizy es un concepto totalmente revolucionario que es capaz de mezclar en una sola pieza la funcionalidad de una moto, y la comodidad de un coche, pero no es el único en el mercado en ofrecer una alternativa eléctrica pensada para movernos por la ciudad.

Desde una de las cunas del automovilismo ha llegado a España el Tazzari Zero, un modelo distribuido en nuestro país por Enisola, que al igual que el Twizy está matriculado como cuadriciclo pesado, y nos ofrece unas características interesantes que vamos a comparar con las del más pequeño de la gama ZE de Renault.

Espacio interior y medidas. 

A pesar de disponer ambos de dos plazas, se trata de dos modelos con planteamientos y filosofías muy diferentes, y mientras que el Twizy se ofrece con una estructura abierta, o con medias puertas opcionales, el Tazzari llega con los elementos habituales en un turismo y una superficie de carga dividida en dos zonas.

El Twizy con sus 2,32 metros de largo y 1,19 de ancho, es 56 centímetros más corto y 37 cm más estrecho que el Tazzari, lo que supondrá que en la ciudad, hábitat natural de estos dos modelos, el Renault se moverá de una forma más ágil, y encontrará un lugar donde aparcar de una forma más sencilla, lo que nos vuelve a recordar su similitud con una moto.

Pero esta diferencia también se deja notar en el espacio interior y a pesar de que el conductor del Twizy puede ir incluso más holgado que el del Tazzari, quién sufre de forma especial esta reducción será nuestro acompañante, y si en el Tazzari puede ir cómodamente sentado a nuestro lado, en el Twizy tendrá que ir enclaustrado en una parte trasera, pensada para cubrir emergencia.

En cuanto a la zona de carga, aquí también sale a relucir la diferencia de tamaño, y si en el Twizy apenas tenemos un pequeño hueco tras el asiento del acompañante, según Renault con capacidad para 60 litros, en el Tazzari disponemos de dos pequeños maleteros, uno situado en la zona trasera, y otro en la delantera, donde habitualmente se encuentra el motor.

Características técnicas.

El Twizy se ofrece en dos motorizaciones, una limitada a 45 km/h de 4 kW, y una segunda más parecida al Tazzari,  con 13 kW de potencia y un par de 57 Nm, que le permite alcanzar una velocidad máxima limitada a 80 km/h, aunque se trata de una limitación por cuestiones de mantener el consumo en unos niveles razonables, ya que ese motor podría impulsar el Twizy hasta una velocidad mucho mayor.

Por su parte el Tazzari dispone de un motor de 15 kW, pero dotado de un par motor que es casi el doble del Twizy, 150 Nm disponibles desde cero revoluciones, lo que le permite disfrutar de una aceleración mucho mejor que la del Renault y que le permite alcanzar una velocidad máxima, también limitada, pero en esta ocasión a unos más interesantes 100 km/h.

En cuanto a la batería, el Twizy gracias a los 7 kWh que dispone, puede según Renault alcanzar una autonomía máxima de 100 kilómetros, mientras que por su parte los 12 kWh del Tazzari le proporcionan un alcance máximo de 140 kilómetros con cada carga, lo que nos indica que el Tazzari, como es normal, tiene un consumo ligeramente mayor, 8,6 kWh cada 100 kilómetros.

Tema importante es el peso, y mientras que el Twizy pesa con batería 450 kilos, el Tazzari, a pesar de ser un coche mucho más grande y equipado, no dispara su cifra en la báscula donde, también con batería, marca una cifra de 542 kilos, apenas 100 más que el Renault.

Precios y conclusión.

En cuanto a los precios, es una cuestión más complicada de lo que parece la comparación, ya que en el caso del Twizy, a pesar de partir de un precio mucho más interesante, no podremos hacernos en propiedad con la batería y estaremos atados a un alquiler mensual de 50 euros, además de estar limitados a un máximo de 7.500 kilómetros anuales. Su coste para la versión 80, parte desde los 5.409 euros, mientras que si queremos hacernos con la opción de las medias puertas, elemento casi imprescindible, tendremos que sumar otros 590 euros.

Por su parte el Tazzari Zero nos ofrece una fórmula clásica de venta, y podremos hacernos con una unidad por unos 20.000 euros, pudiendo acceder a diferentes acabados, entre los que se encuentra una versión descapotable, el Tazzari Speedster 150 Italia.

La conclusión es que se trata de dos coches eléctricos que a pesar de sus similitudes, son dos conceptos totalmente diferentes, pero con una misma filosofía, ofrecer una alternativa de movilidad eléctrica para nuestras ciudades, pero partiendo de ideas opuestas, mientras que uno ofrece un precio de acceso muy económico, el otro nos ofrece las características de un turismo, pero en un frasco pequeño, a cambio de un precio mucho más elevado.

Dos opciones distintas con diferentes objetivos, pero que se demuestran como una verdadera alternativa para movernos de una forma ágil, silenciosa y sobre todo, económica y sin humos.

 

Artículos relacionados:
Prueba del Renault Twizy