El Renault ZOE no le teme al frío

El fabricante francés se ha llevado al Renault ZOE al círculo polar ártico para poner a prueba las capacidades del eléctrico en un ambiente gélido. En la región sueca de Kiruna, el ZOE se ha enfrentando a unas bajas temperaturas y un suelo resbaladizo, y donde los periodistas invitados han podido comprobar de primera mano las capacidades de este modelo.

Según destacan los presentes, el comportamiento del ZOE en unas condiciones tan adversas ha sido excelente, con un buen paso por curva, algo a lo que debe agradecer en gran parte a la situación del pack de baterías, que le proporcionan un centro de gravedad muy bajo. Tampoco ha tenido ningún problema el ZOE con la autonomía ni los tiempos de recarga, una recarga que por primera vez en un Renault, podrá ser rápida gracias al cargador Chameleon, que le permite recargas de hasta 43 kW, lo que nos sacará de algún que otro apuro.



El Renault ZOE llegará este otoño a los concesionarios europeos, y con un precio de salida de 14.700 euros (más los inseparables 79 euros del alquiler de la batería) una autonomía que rondará los 150 kilómetros con cada carga en uso real, 210 KM máximo y 100 KM mínimo según la propia Renault.

Además dispondrá una configuración que a pesar de tener el tamaño de un Clio, mantiene unas cuotas interiores y de carga incluso superior a oros modelos eléctricos en el mercado de un segmento superior, convierten al ZOE en uno de los grandes revulsivos de un sector que tendrá que ponerse las pilas para soportar la arrolladora llegada de este modelo.

 

Artículos relacionados: