Renault Fluence ZE

El Fluence ha sido junto con la Kangoo ZE, el primero modelo eléctrico de la gama ZE del fabricante galo, una berlina eléctrica que llegará con lados muy positivos, como un diseño agradable que no denotan su origen eléctrico, y otros no tanto, como un maletero con una dimensión muy reducida.

Se trata de una berlina de 4,74 metros de largo con espacio para cinco pasajeros que monta un motor eléctrico con 70 kW (95 CV) de potencia, lo que se nos antoja un poco justos para los 1.605 kilos de peso. Como contrapartida dispone de un par motor de 226 Nm desde cero revoluciones lo que a pesar de la cifra en la báscula le permitirá una movilidad alegre en tramos urbanos. La velocidad máxima estará limitada a 135km/h mientras que la autonomía en uso mixto (NEDC) llega a los 185km con cada carga de sus baterías de litio, una cifra que baja hasta los 130-140 kilómetros en uso real.

La recarga de las mismas mediante un enchufe convencional necesita hasta 12 horas, mientras que utilizando una salida dedicada, denominada Wall-box, y que Renault nos vende por el módico precio de 1.000 euros, tardaremos entre 6 y 8 horas, siempre que la misma la tengamos que realizar con las baterías totalmente agotadas algo que no es habitual que suceda.

El Fluence también será compatible con el cambio de baterías lo que nos permitirá disponer del 100% de carga en solamente 3 minutos, aunque de momento solamente existirán estaciones de recarga en lugares muy determinados, como Dinamarca e Israel, por lo que en nuestro país esta compatibilidad será más una molestia que otra cosa.

Sin duda que otro de los grandes hádicaps de este modelo, además de un maletero minúsculo, es que no será compatible con las recargas rápidas, un elemento muy importante en esta primera fase de los coches eléctricos, que debido a su limitada autonomía, una recarga rápida siempre nos puede sacar de un apuro.

Dispone de espacio para cinco cómodos pasajeros, que tendrán el mismo espacio que la versión con motor de combustión, algo a lo que sumaremos una imagen neutra que al contrario que otros modelos como el Nissan Lef, no denota su propulsión eléctrica. Su interior es el clásico de Renault, una calidad media que no destaca en ningún aspecto, pero que tampoco decepciona.

Durante el lanzamiento, el Fluence estará disponible en solamente tres colores, “Blanco glaciar” “Gris platino” y “Azul Energy” este último exclusivo del modelo eléctrico y que anticipamos como el preferido de los compradores.

Por su parte el equipamiento será el siguiente:

.ABS, 4 frenos de disco, ESP
•Airbag frontales de conductor y pasajero
•Airbags de protección laterales delanteros
•Cierre centralizado
•Cinturones de seguridad delanteros con 3 puntos regulables en altura, pretensores y limitador de esfuerzo
•Cinturones de seguridad traseros con 3 puntos y limitador de esfuerzo
•Climatizador automático bizona
•Elevalunas delanteros y traseros eléctricos
•Encendido automático de luces y sensor de lluvia
•Faros antiniebla delanteros
•Llantas de aleación de 16″
•Radio CD con mandos en el volante.
•Control de crucero
•Retrovisores exteriores en negro lacado
•Retrovisores exteriores abatibles eléctricamente
•Sistema de fijación Isofix en las plazas laterales traseras
•Tiradores de puertas exteriores y protecciones laterales en el color de la carrocería
.Ordenador de abordo específico coche eléctrico
•Sistema de Navegación Inteligente integrado para la ayuda a la gestión de la autonomía
•2 TOMAS DE CARGA EN CADA ALETA DELANTERA
•Cable de carga estándard de 220v 16A.

Por su parte el precio facilitado por Renault no incluye las baterías en propiedad por lo que los interesados deberán abonar 19.960 €, impuestos y ayudas incluidos, más una cuota mensual de 82 euros ligado a un contrato de tres años o 10.000 kilómetros prorrogables. Tanto el alquiler como los kilómetros serán flexibles y los interesados podrán aumentarlos según sus necesidades.

De momento Renault no ha confirmado oficialmente que sucederá al final del contrato, aunque se especula con que serán dos las posibilidades, o renovamos el alquiler, presumiblemente a la baja, o compramos la batería, previo acuerdo con el fabricante.

Una fórmula la del leasing de la batería destinada a poner el coche en la calle con un precio lo más económica posible y de paso cubrirse la espalda ante posibles fallos de una tecnología que apenas ha comenzado su producción de escala. Un formato que no nos convence demasiado y ante el que echamos en falta la opción de adquirir el coche con el pack.

Al final de los tres años de contrato habremos pagado un mínimo de 2.844 euros en modo de alquiler de las baterías, a los que debemos sumar el consumo eléctrico. Si hacemos caso a la “estimación” de Renault de “1,5 euros cada 100  km” si recorremos unos 50 KM cada día, cinco días a la semana tendremos unos 1.000km cada mes o lo que es lo mismo unos 15 euros al mes de electricidad que en tres años serán unos 540 euros, con los precios actuales y sin tener en cuenta la nueva tarifa específica para vehículos eléctricos denominada supervalle.

Renault ya ha abierto el plazo para su reserva mediante al abono de 100 euros reembolsables y que además nos darán la posibilidad de ser uno de los primeros en realizar una prueba con el coche. Los interesados pueden entrar en la web www.renault-ze.com.

Especificaciones:

Número de asientos: 5
Medidas: Longitud 4.748 mm Anchura 1.813 mm Altura 1.458 mm
Potencia del Motor: 70 kW (95 CV) Par 226 Nm
Velocidad máxima: 135 km/h
Batería: iones de litio; capacidad 24 kWh
Autonomía : 185 KM, ciclo NEDC
Peso en vacío : 1.605 KG
Capacidad maletero: 317 litros
Precio: 19.960 € euros (ayudas e impuestos incluidos, más un alquiler de la batería desde 82 euros al mes y 10.000 kilómetros)