Comparativa de autonomía, Renault Fluence ZE contra Nissan Leaf y Volvo C30

Las comparaciones siempre han sido odiosas, menos cuando hablamos de coches eléctricos, a los que podemos ver enfrentados en esta interesante prueba destinada a demostrar cual de los tres tiene más autonomía en diferentes condiciones, tanto de tráfico como climatológicas, el Renault Fluence ZE, el Nissan Leaf o el Volvo C30 EV.

La pregunta que se hacen los redactores es la que se hace todo aquel que se plantea la compra de un coche eléctrico ¿es viable para el uso diario? Para responder, han puesto a prueba a los tres modelos dentro de situaciones reales de conducción, para averiguar cuales son las autonomías reales, unas cifras que suelen discernir mucho de las oficiales.

Después de la clásica descripción de los tres modelos, y recordarnos que solamente el Nissan Leaf ha sido pensado desde cero para albergar un sistema eléctrico, y donde se destaca el diseño futurista del japonés, contra el más terrenal de los europeos.

Pero lo más importante ¿como ha quedado la prueba de autonomía? pues han realizado una con una temperatura ambiente de 23 grados, donde el Renault Fluence ZE ha logrado unos más que dignos 135 kilómetros, por los 126 kilómetros del Nissan Leaf, quedándose el Volvo en unos modestos 106 kilómetros, una cifra que se queda corta si tenemos en cuenta que se trata del más pequeño de los tres, con 4,26 metros de largo, por los 4,44 del Leaf y los 4.74 del Fluence, y además monta una batería de idéntica capacidad, 24 kWh.

Durante la prueba realizada en un ambiente de frío, como es normal las cifras han caído, y a siete grados bajo cero el Leaf ha logrado la mejor marca, con 91 kilómetros, mientras que el Volvo, gracias a su sistema de climatización formado por un calefactor que funciona quemando bioetanol E85, ha logrado 89 kilómetros, y por su parte el Fluence cae hasta los 83 kilómetros.

Según las mediciones de los redactores, el consumo en invierno se dispara en el caso del Volvo hasta los 25 kWh cada 100 km, mientras que en el Fluence y el Leaf han sido de  19,3 y 18 kWh respectivamente.

La conclusión a la que han llegado, es que a pesar de ser una tecnología preparada para ciertos usos, los coches eléctricos siguen arrastrando algunos problemas, principalmente la baja autonomía y los elevados tiempos de recarga, aspectos que cobran una especial relevancia en lugares donde el frío, como es el caso de Alemania, apriete en invierno.

Fuente | Auto Motor